¿Qué nos inspira?

Las cosas que han vivido, que esconden secretos del pasado. Casas antiguas, ropa y muebles vintage, libros antiguos, vinilos olvidados, vajillas que se pasan de generación en generación. Nos permiten viajar en el tiempo y nos cuentan historias únicas.

Paris.  Sus calles y terrazas, sus mercadillos y brocantes de antigüedades.  Perderse en les puces Saint Ouen, tomar el “apero” en una terraza del barrio 11eme, jugar a la petanca en el canal del Ourc, ver una exposición en el museo Maillot, callejear por la colina de Montmartre, hacer un picnic en el parque de la butte Chaumont, ir de compras por el Sentier…

El inconfundible estilo de la mujer parisina, símbolo de una feminidad libre y asumida.  Ese “jenesaisquoi” tan natural y al mismo tiempo elegante.

El aurea de la décadas de los 60 y 70. Los pantalones de campana, las flores, las maxigafas de sol, el cuero…

Françoise Hardy, chica yeyé parisina por excelencia. Sus minifaldas, su flequillo, sus gabardinas. Esa forma de apropiarse de la ropa con un estilo naif único adelantado a su época. 

Jane Birkin, icono de estilo siempre presente. Su “nonchalance”, esa feminidad desenfadada, romántica y sexy al mismo tiempo.  Todas sus prendas fetiches: bolsos de mimbre, vaqueros con camiseta blanca, cinturones de cuero, vestidos de crochet…

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo